Canaima, donde todo comenzó

En diciembre del 2009 una amiga, que vivía en el extranjero, venia de visita a Venezuela y me propuso ir a Canaima, yo ni corta ni perezosa, sin pensarlo agarre mis peroles y me fui con ella.
 
El Parque Nacional Canaima está ubicado en el Estado Bolívar, es uno de los mas grandes Venezuela con una extensión de 30 mil Km cuadrados, fue decretado de esa manera el 12 de junio de 1962 y en 1994 se convirtió en Patrimonio Mundial. Es un sitio mágico, milenario, el punto de inicio de la vida en el planeta. Lugar de los legendarios tepuyes y de la caía de agua más alta del mundo con sus casi 1000 m de altura que impacta a quien que la visite.
Nuestra travesía comenzó con un vuelo Barquisimeto-Puerto Ordarz, Puerto Ordaz-Canaima. Al llegar al Aeropuerto Parque Nacional Canaima nos recibió el guía de la posada y nos llevo a montarnos en un jeep que nos conduciría hasta la curiara que tomaríamos hasta el Campamento Ucaima, lugar donde nos hospedaríamos durante nuestra aventura.
En Ucaima nos recibieron con un cóctel y nos colocaron un collar típico de la zona a cada una. Dejamos nuestro equipaje en la habitación y comenzamos nuestro recorrido por el Parque Nacional mas grande de Venezuela. Ese día fuimos a Salto el Sapo, Salto el Hacha y navegamos por la Laguna de Canaima. Todo era impresionante bello, pero lo mejor estaba por venir.
Al día siguiente, bien temprano en la mañana, tomamos nuevamente una curiara que nos llevaría hacia el Salto Angel. Fueron 3 horas de navegación entre el Río Carrao y el Río Churun. Hicimos una parada en Isla Orquídea para almorzar, un islote de arenas blancas y aguas tranquilas que invita a propios y a visitantes a disfrutar de un refrescante baño, está ubicada en el sector occidental del Parque Nacional Canaima y alberga una amplia variedad de orquídeas, entre ellas, la Cattleya mossiae, la Flor Nacional de Venezuela. Luego de esta reconfortante y obligada parada continuamos nuestra navegación hacia la caía de agua mas alta del mundo, en trayecto llovía, nos poníamos el impermebale, escampaba, nos quitábamos el impermeable, salía el sol, volvía llover, volvía a escampar y así sucesivamente, hasta que finalmente, después de casi 3 horas vimos por primera vez  el Kerekupai-Merú, como es llamado en la lengua Pemón y que significa "salto del lugar mas profundo"Es indescriptible las emociones que se sienten en ese momento y te das cuenta que valió la pena haber llegado hasta ese majestuoso lugar.
A eso de las 3pm aproximadamente desembarcamos en el Campamento Ucaima a orillas del Río Churun con nuestro guardián siempre de frente, el Salto Angel. Hicimos una pequeña caminata en medio de la selva para conocer el refugio donde pasaríamos la noche, al caer la tarde cenamos pollo "embarazado" (pollo en vara asado) con arroz y a descansar. Nos esperaba una fuerte jornada al día siguiente. 
Bien temprano en la mañana de nuestro 3er día de excursión al salir de la habitación lo primero que vi de frente fue el majestuoso Kerekupai-Merú. Ahí estaba,  sobresaliendo por encima de las nubes. Me parecía increíble haber amanecido frente a semejante escenario natural. Desayunamos embelesados con el paisaje que enriquecía nuestra vista para luego emprender nuestro viaje hasta la base de aquella imponente cascada. 
 
 
 
Fueron aproximadamente 3h de caminata por la densa y húmeda selva hasta que de repente como por arte de magia, cuando alzamos la mirada, ya no teníamos bosque, sino una enorme caída de agua que deja sin palabras a quien la conozca y yo no fui la excepción. Recuerdo que justo en ese momento pensé que las fotos no le harían justicia a lo que mis ojos estaban viendo y dije en voz alta:
 
"Si todos los venezolanos tuviéramos la dicha de conocer este lugar nos sentiríamos orgullosos de haber nacido en Venezuela".
 
Después de admirar por un largo rato tanta inmensidad decidimos refrescarnos antes de emprender nuestra caminata de regreso y nos sumergimos en las heladas agua del pozo que forma la caía de agua mas alta del mundo. Fue un baño, literalmente, renovador. 
Siempre me había gustado viajar por Venezuela, era algo que había hecho con mis padres desde que era niña y recuerdo que al llegar a casa después de cada paseo escribía en un cuaderno todo lo que había visto y aprendido en ese viaje, lo llamaba: Diario de un Paseo. Poco a poco llene varias libretas y en ellas quedaron registradas las experiencias vividas en muchos lugares de Venezuela que fueron incrementando mi amor por ella. Pero no fue hasta ese viaje a Canaima en el 2009 que algo me hizo reflexionar. Y pienso que no sólo fue el Salto Ángel,  sino también Salto el Hacha, la Laguna de Canaima, el Pozo de la Felicidad, el Río Carrao, el Río Churun,  Isla Orquídea, el pueblo de Canaima,  sus habitantes, en fin, todo lo que  vi, viví y aprendí en esa aventura me hizo querer hacer algo por primera vez para que los venezolanos y el mundo conocieran y valoraran las riquezas con las que habíamos sido bendecidos.
 
Cinco años después nació Venezuela Xtrema. 
 
 
Scroll to top